Manejar y controlar una motocicleta es una tarea que requiere el recorrido de muchos kilómetros, esto con el fin de ganar la experiencia necesaria y andar siempre seguro en carretera. Por eso te compartimos algunos consejos de cómo tomar las curvas para no tener un accidente.

1.- Baja la velocidad: cuando estás comenzando a manejar una moto es necesario bajar la velocidad en las curvas, utilizando los frenos y en algunos casos será necesario utilizar la compresión o freno de motor al bajar una o varias marchas.

2.- Anticipa la curva: antes de adentrarse en la curva, es necesario adelantar la cabeza y la vista para tener una visión clara del recorrido que se debe hacer, estudiando en cuestión de segundos textura, radio de giro, manchas de aceite, obstáculos, polvo y todo lo que se pueda presentar. Siempre hay que ver el horizonte y no hacia abajo.

3.- Presiona el manillar: la dirección de la curva nos dirigirá hacia los extremos del manillar que debemos presionar. Si la curva es hacia la derecha presionamos hacia la derecha y si la curva es para la izquierda, ejercemos presión hacia ese mismo lado. Con esto la moto comenzará a inclinarse para el lado de la curva, tal acción es conocida como contramanillar.

4.- Aceleración: en este punto se abre el acelerador para evitar la pérdida de velocidad en media curva, controlando la estabilidad de las suspensiones. Recomendamos evitar las aceleraciones o desaceleraciones bruscas, porque provocarían un derrape, sacando a la moto de la inclinación, perdiendo la trayectoria de la curva y esto ocasionaría un accidente grave.

Esperemos que estos consejos sean útiles en tu andar por la carretera.

Con información del blog Moto desde Cero.